Si en los ojos no hubiera algo del sol, ¿cómo iban los ojos a mirarlo? Si en nosotros no urdiera el mismo Dios, ¿cómo lo divino a arrebatarnos?