Si alguna vez has sentido curiosidad por saber como huele tu propia saliva lo mejor que puedes hacer es estornudar en uno de tus brazos, indistintamente, previo remangamiento para que la saliva se adhiera a la piel pero quede pura, sin añadir ningún olor de lo que sea que lleves puesto.